Artrosis de Rodilla

Artrosis de Rodilla

por Dr. Michael Marsalli Traumatólogo, Santiago, Chile

Descripción general

La artrosis, es un desgaste gradual del cartílago. El cartílago es un tejido resistente y flexible que protege los extremos de los huesos en las articulaciones permitiendo el contacto entre ellos. La artrosis es frecuente en las rodillas porque éstas soportan el peso de todo el cuerpo. La artrosis de la rodilla puede afectar severamente el estilo de vida de una persona.

Causas y factores de riesgo

La artrosis comúnmente se desarrolla como resultado del desgaste natural por el envejecimiento. Además, frecuentemente resulta como consecuencia de una lesión traumática en la articulación que evoluciona hacia la artrosis en el tiempo (artrosis post-traumática). La artrosis de la rodilla es más común en personas mayores, en las mujeres y en las personas que tienen ocupaciones que ponen un mayor estrés en las rodillas. Las personas que tienen ciertas enfermedades,  deformidades óseas o una predisposición genética también corren mayor riesgo. La obesidad también puede aumentar el riego de una persona de desarrollar artrosis de la rodilla, porque el peso corporal adicional aumenta la carga sobre las rodillas.

Progresión

En una rodilla sana, los extremos de los huesos están cubiertos por una capa de cartílago. El cartílago sano permite que los huesos se deslicen suavemente dentro de la articulación. Pero en una rodilla con artrosis, este cartílago comienza a deteriorarse y desgastarse. Eventualmente, los huesos pueden rozar directamente uno contra el otro. Este roce puede causar el crecimiento gradual de protuberancias, llamados espolones óseo (osteofitos), que pueden causar dolor en la articulación.

Síntomas

Los síntomas de la artrosis de rodilla pueden incluir dolor, hinchazón y rigidez de la articulación. La rodilla puede debilitarse, y puede trabarse al caminar. Una persona con artrosis puede tener dificultad para doblar o extender la rodilla. Permanecer parado o caminar por largos períodos de tiempo puede empeorar el dolor en la articulación.

Tratamiento

La artrosis de rodilla es irreversible y el tratamiento está enfocado a disminuir los síntomas de la enfermedad. Los pilares del tratamiento en las primeras etapas se pueden agrupar en 3 grupos: medicamentos, kinesioterapia y alimentación. Los medicamentos que pueden usarse para disminuir los síntomas son medicamentos antiinflamatorios, infiltraciones de corticoides o medicamentos “lubricantes” de la articulación (Ácido Hialurónico). Además, se debiera agregar el tratamiento kinesiológico, que debiera incluir una pauta de ejercicios aeróbicos de bajo impacto (bicicleta, natación) asociado a ejercicios de fortalecimiento muscular. Esta pauta mantenida en el tiempo ayudará a disminuir los síntomas de la artrosis. Finalmente, es fundamental la pérdida de peso para aliviar el exceso de carga sobre la articulación.

Si estos métodos no son útiles, y si la rodilla continúa deteriorándose, una cirugía puede ser necesaria. El tratamiento quirúrgico consiste en reemplazar el cartílago dañado por una prótesis de rodilla. La prótesis de rodilla en la actualidad es una muy buena solución para pacientes que creen que su calidad de vida se ha deteriorado como causa de su artrosis. Sobre el 90% de las prótesis de rodilla duran entre 15 y 20 años de vida. Las tasas de complicaciones son bajas y les devuelven a los pacientes una mejor calidad de vida. No existe un límite de edad para esta cirugía. La mayoría de las personas que tienen esta enfermedad son adultos mayores, por lo tanto es una cirugía frecuente en este tipo de pacientes. Lo más importante para poder operarse y disminuir el riesgo de complicaciones, es tener una evaluación médica al día y con buen control de las enfermedades de base.

por Dr. Michael Marsalli Traumatólogo, Santiago, Chile

Escribe y comparte tus dudas para ayudarte.

  • Sara

    Mi comentario es que no hay que quedarse de brazos cruzados cuando un médico te diga que tienes artrosis y que cómo eres muy joven no pasa nada. Este fue mi caso, me diagnosticaron artrosis en rodillas a los 36 años y ya tenía chasquido, inflamación y dolor muy fuerte de rodillas. Visité diferentes médicos y debido a “mi juventud” me a aconsejaron no hacer más nada que mantenerme delgada, seguir haciendo deporte. Ocho años después, ya no tengo cartílagos en rodillas…debí haber acudido a otras opiniones médicas. Investiguen, lean y no quedarse con una opinión médica.

  • NINA PENZINI

    MI NOMBRE ES NINA , TENGO OOSTEO ARTRITIS ,, TAMBIEN RSD DISTROFIA FEFLEJA DEL SISTEMA SIMPATICO , TODO ESTO ES EN LAS RODILLAS Y NO TENGO CARTILAGOA , ROZAN LOS HUESOS Y FIBROMIALGIA , CUAL SERIA MI SOLUCION PERO SI NECESITAN MAS DATOS , ESTOY DISPUESTA A DARSELOS GRACIAS