tendon aquiles

Tendón de Aquiles

por Dr. Michael Marsalli Traumatólogo, Santiago, Chile

Descripción general

El tendón de Aquiles es el tendón más grande del cuerpo. Este conecta los dos músculos principales de la pantorrilla (el gastrocnemio y el sóleo) con el hueso del talón (el calcáneo). Las lesiones comunes del tendón de Aquiles incluyen la tendinitis (inflamación), la tendinosis (degeneración) y la rotura del mismo.

Tendinitis

La tendinitis del tendón de Aquiles se produce con mayor frecuencia por el uso excesivo durante el trabajo o las actividades deportivas. La inflamación ocurre en la funda que recubre el tendón (el paratendón), ya que el tendón mismo no tiene capacidad de inflamarse por no poseer células inflamatorias. Los síntomas incluyen dolor y sensación dolorosa al tacto durante la actividad o después de la misma. La condición puede volverse crónica sin el tratamiento adecuado y reposo deportivo.

Tendinosis

La tendinosis se produce por el uso excesivo y también por el avance de la edad, que predispone al deterioro del tejido del tendón. Pero a diferencia de la tendinitis, esta condición es crónica,  degenerativa y evolutiva en el tiempo. La carga continua sobre el tendón produce micro-desgarros y un colapso del tejido de colágeno dentro del tendón de Aquiles. La condición es frecuentemente dolorosa y puede reducir la fortaleza y movilidad del tendón.

Rotura del tendón de AquilesRotura tendon de aquiles

Un tendón de Aquiles puede romperse como etapa final de proceso degenerativo (tendinosis) o por una lesión tal como un golpe directo sobre la región inferior de la pierna o el tobillo. Con mayor frecuencia,  se rompe cuando la pantorrilla está contraída y una fuerza externa la estira. Los síntomas incluyen dolor severo, un chasquido fuerte al momento de la lesión asociado a la sensación de haber sufrido un golpe por una piedra. Esto seguido de inflamación e incapacidad para mantenerse de pie o para flectar los dedos.

Tratamiento

Para la tendinitis y la tendinosis, el tratamiento incluye reposo, hielo, analgésicos y la fisioterapia (kinesiología) como pilar fundamental para la recuperación. La elongación asociado a una pauta ejercicios excéntricos son la base del tratamiento kinesiológico. Ocasionalmente se recomienda la inmovilización en una bota ortopédica  como medida inicial para controlar la inflamación y el dolor. Para las roturas del tendón de Aquiles existen las opciones de tratamiento quirúrgico y tratamiento ortopédico. El tratamiento quirúrgico consiste en la reparación del tendón con suturas, con técnica percutánea o abierta. El tratamiento ortopédico consiste en la inmovilización con una bota ortopédica esperando la cicatrización espontánea del tendón. Luego de ambos tratamientos es necesaria una rehabilitación kinésica. Actualmente, el tratamiento quirúrgico se reserva para pacientes jóvenes o de edad media con un nivel de actividad alto, ya que existe evidencia científica de que la cirugía disminuye el riesgo re-rotura con respecto al tratamiento no quirúrgico.

por Dr. Michael Marsalli Traumatólogo, Santiago, Chile

Comenta y comparte tus dudas para ayudarte